Casa Rural Ponte Sarela

Coñécenos

Somos Manuela y Luis, y la finca de Ponte Sarela fue un sueño hecho realidad cuando decidimos instalarnos aquí con nuestros cinco hijos hace más de 20 años.

Ponte Sarela grande era la vivienda familiar, y Ponte Sarela pequeña fue el local de ensayo de uno de nuestros hijos. Si os gusta el jazz, disfrutareis con la banda sonora de Ponte Sarela, auténtico jazz gallego para escuchar en la finca en una tarde soleada, o leyendo en casa mientras fuera sigue lloviendo…

Con esta música de fondo, os invitamos a seguir conociendo las instalaciones y el entorno.

vertical-photo-1

vertical-photo-2

Instalaciones gal

Instalacións

Ponte Sarela grande

La que era nuestra vivienda familiar es ahora un alojamiento especial para familias y grupos de entre 6 y 8 personas, dado que la versatilidad del espacio permite contar con 4 dormitorios. 2 salones, cuartos de baño
La cocina, totalmente equipada, da acceso a un jardín con barbacoa, un cenador y la compañía de robles centenarios. Este espacio exterior es el escenario de nuestros recuerdos más especiales. Con sonido de pájaros o con música de fondo, para desayunar, comer o cenar, aquí vivimos y compartimos momentos inolvidables con nuestra gente.
Aunque recomendamos desconectar de Internet, sabemos lo útil que puede ser en ocasiones, así que contamos con wifi.

 

Ponte Sarela pequeña

 

La rehabilitación de este espacio nos permitió mantener la esencia de una vivienda típica gallega, con una sala de estar con chimenea y vistas al jardín, dos habitaciones dobles de dos camas, y una pequeña cocina equipada.
Una estructura anexa en el exterior con una mesa y banco de piedra es ideal para poder sentarse y comer a la sombra.
Aunque recomendamos desconectar de Internet, sabemos lo útil que puede ser en ocasiones, así que contamos con wifi.

El entorno gal

O entorno

El acceso a Ponte Sarela desde la Carballeira de San Lourenzo es la primera referencia del Camino de Santiago a Fisterra, y es aquí donde nos encontramos el primer mojón jacobeo. Robles centenarios nos trasladan, sin salir de Santiago, a la Galicia celta.
Al final del camino y antes de cruzar el puente se podrá aparcar el coche, porque la finca se encuentra al otro lado del puente, a la derecha.
También se puede acceder en coche por la parte superior de la finca, para facilitar el acceso directo a la casa grande.
Estamos a 1,5 km de la catedral de Santiago, se puede disfrutar del privilegio de la proximidad a la zona monumental, el encanto de vivir en una aldea y el sonido del agua del río Sarela a los pies de la finca.
Nuestra propuesta pasa por no coger el coche y disfrutar de la estancia, la finca y el entorno. Un paseo al lado del río nos conecta con el Parque de Galeras y la Finca do Espiño, un Santiago verde y desconocido para la mayoría de personas que nos visitan. El sonido del agua nos acompañará durante gran parte del recorrido, y con paciencia y sigilo, es posible ver alguna nutria.
En sentido contrario, nos alejamos de Santiago en dirección a Fisterra.
El proyecto Senda das estrelas contempla información para planificar un viaje en grupo en función de los días disponibles:
http://sendadasestrelas.gal/itinerario-recomendado-en-grupo/es
Con más de 10.000 m2, este lugar fue también un paraíso para nuestros perros, así que si tenéis mascotas que forman parte de vuestra vida, en Ponte Sarela serán bienvenidas.

bacon-2

bacon-1

bacon-2